Vicent Brackelaire

Vincent Brackelaire

VINCENT BRACKELAIRE

Vincent Brackelaire es sociólogo-antropólogo por la Universidad de Lovaina en Bélgica. Desde 1988 asesora a la Comisión Europea en su cooperación con los bosques tropicales y las poblaciones indígenas. Se ha especializado en la cooperación entre los países de la cuenca Amazónica (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela).

 

Una agenda para proteger los últimos pueblos aislados
es necesaria, ahora o nunca más.
Vincent Brackelaire

 

SITUACIÓN DE LOS ÚLTIMOS PUEBLOS INDÍGENAS AISLADOS

Sólo es posible proteger los últimos pueblos aislados basándose en un análisis actualizado de su situación y de las instituciones relacionadas con su protección en los países donde habitan; ese análisis lo venimos realizando desde el 2005.

Son seis los países donde se encuentran de manera comprobada entre sesenta y cien pueblos no contactados: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú (y específicamente en dos regiones, la cuenca amazónica y el Gran Chaco), países en los cuales, por consiguiente, existe también un gran número de pueblos en «contacto inicial», sinónimo de «extrema vulnerabilidad». Venezuela, Guyana y Suriname tienen pueblos en situación de poco contacto y podrían recibir grupos aislados de Brasil que atraviesan las fronteras amazónicas con este país. Según los países, los pueblos aislados son llamados de distintas maneras: «indios isolados» en Brasil, «pueblos ocultos» en Ecuador, «pueblos en aislamiento voluntario y contacto inicial» en Perú, «silvícolas» en Paraguay. La mayoría de los pueblos aislados y en contacto inicial se encuentra en las cabeceras del sistema perifluvial de la Amazonía, que forman un arco siguiendo toda la frontera amazónica de Brasil desde Guyana hasta Paraguay. Es precisamente en esa zona de transición de los Andes a las planicies de la cuenca amazónica donde se encuentran los grandes yacimientos de hidrocarburos cuya explotación está en el centro de las prioridades estratégicas de la mayoría de los países con territorio en esta zona; de igual manera, toda esta región es también muy agredida por los madereros ilegales. Los dos países con el mayor número de pueblos aislados son claramente Brasil y Perú, seguidos por Bolivia.

Estos pueblos han conseguido sobrevivir aislados hasta hoy porque ocupan las regiones más aisladas del planeta, poco exploradas y conocidas, con poca presencia del Estado, pero con gran explotación ilegal de recursos naturales, siendo además muchas veces áreas protegidas (en particular, parques nacionales de gran extensión) y casi siempre áreas fronterizas. Las tentativas binacionales de protección transfronteriza (entre Brasil y Perú, Bolivia y Paraguay, Ecuador y Perú, Brasil y Colombia, etcétera.) son ideas nuevas, promisorias pero complicadas de implementar a nivel político e institucional, y que tan sólo comienzan a ser discutidas tras haber llegado casi a los últimos suspiros de los últimos pueblos aislados.

En Brasil viven más de cuarenta grupos aislados (indios isolados), de los cuales se tiene poca información y sólo se conocen huellas, rumores o alguna historia. Brasil es el único país con un órgano de gobierno a cargo de la protección de los pueblos aislados, la Coordenação Geral de Indios Isolados-CGII (dentro de la Fundação Nacional do Índio-FUNAI), cuyos objetivos son la protección de las tierras que ocupan los pueblos aislados y sus recursos naturales, así como sus actividades tradicionales. En Brasil, seis Tierras Indígenas (TI) son legalizadas exclusivamente para grupos aislados no contactados, basándose solamente en evidencias de su presencia (también existen grupos indígenas aislados en otras Tierras Indígenas o en tierras sin estatuto de protección):

  • TI Alto Tarauacá (Acre): físicamente demarcada y homologada.
  • TI Hi Merimã (Amazonas), con segmentos en contacto inicial.
  • TI Massaco (Rondonia).
  • TI Río Muqui (Rondonia): esta área estaba interditada hasta 2003, cuando la FUNAI dejó la interdicción argumentando que los aislados se fueron hacia la TI Uru-eu-wau-wau.
  • TI Kawahiva del Río Pardo (Amazonas y Mato Grosso) (área interditada desde 2004 y desde 2007 bajo interdicción de uso).
  • TI Jaminaua-Envira (Acre): antigua TI Riozinho do Alto Envira, recién área «delimitada».

Hasta 2006, la CGII/FUNAI atendía a los pueblos en contacto inicial, zoé (TI Cuminapanema), korubo (TI Vale do Javari), akuntsu y kanoê (TI Omerê), los que pasaron a ser atendidos a partir de 2007 por la nueva Coordenação de Povos Indígenas Recém Contatados de la FUNAI.

Actualmente, funcionan en la Amazonía de Brasil un total de seis frentes de protección etnoambiental de la CGII, que se encargan de la vigilancia y fiscalización de un área de cerca de 11.300.000 hectáreas de bosque prácticamente intactas (los tres primeros frentes están relacionados con la región fronteriza entre Brasil y Perú).

En Perú existe, como en Brasil, una gran diversidad de pueblos o segmentos de pueblos indígenas «en aislamiento voluntario» (pueden llegar a veinte) y otros en contacto inicial, en general a lo largo de la frontera con Brasil. Estos últimos años, la organización indígena amazónica AIDESEP ha realizado con sus filiales en la Amazonía peruana un amplio trabajo para la protección de estos pueblos, trabajo que se vuelve una referencia para el órgano indigenista (INDEPA) del Gobierno peruano, basado primero en la identificación de las tierras que deben ser protegidas más allá de las cinco áreas naturales protegidas donde viven pueblos indígenas en aislamiento: Áreas naturales protegidas son áreas de desplazamiento de pueblos indígenas en aislamiento:

  • Reserva Comunal Amarakaeri (Madre de Dios): pueblos yine, yora y pano.
  • Zona Reservada Biabo Cordillera Azul (Ucayali): pueblos cashibo cacataibo.
  • Parque Nacional del Manu (Cusco/Madre de Dios): grupos mashco piro, subgrupos matsiguenga, familias yura, otros no identificados.
  • Reserva Comunal Asháninka, Reserva Comunal Matsiguenga y Parque Nacional Otishi (Cusco y Junin): ashaninka.
  • Parque Nacional Alto Purús y Reserva Comunal Purús (Madre de Dios y Ucayali): sharanahua yaminahua, chitonahua, curajeño, mashcopiro-iñapari, una de las áreas protegidas más grandes del mundo en combinación con una reserva indígena.

Reservas territoriales establecidas a favor de los grupos étnicos aislados:

  • Reserva Nahua Kugapakori (Cusco y Ucayali): a favor de los grupos étnicos kugapakori y nahua, machiguenga, nanti, kirineri, y otros grupos.
  • Reserva Territorial Murunahua y Chitonahua (Ucayali, colinda con Brasil directamente).
  • Reserva Territorial Isconahua (Ucayali, colinda directamente con Brasil y el Parque Nacional Serra do Divisor)
  • Reserva Territorial Mashco-Piro (Ucayali, colinda con Brasil por la Zona Reservada Alto Purus).
  • Reserva Territorial Madre de Dios (Madre de Dios - provincias de Tahuamanu, Tambopata, Manu, colinda con Brasil) a favor de los grupos en aislamiento mashco-piro o iñapari.

Reservas territoriales propuestas (aprobadas por el Estado en 2007):

  • Reserva Territorial Cacataibo (Ucayali y Huanuco): a favor de los cacataibo.
  • Reserva Territorial Napo Tigre.
  • Reserva Territorial Yavarí Mirin.
  • Reserva Territorial Tapiche, Blanco y Yaquerana (Yavarí Tapiche).
  • Reserva Territorial Maquila Callería (Kapanawa).

Las reservas territoriales que se han declarado para la protección de los pueblos en aislamiento tienen como finalidad establecer un área en reserva que asegure la tenencia de sus tierras, con la idea de que una vez que se produzca el contacto y se defina su tipo de asentamiento, con mayor integración con el resto de la sociedad nacional, puedan ser formalizados con un título de propiedad dichos territorios, garantizando de esta manera su derecho ancestral sobre el hábitat que ocupan.

En Bolivia existen varios pueblos o grupos indígenas no contactados, en diferentes zonas de la Amazonía (departamentos de La Paz, del Beni, de Pando y de Santa Cruz) y en el Chaco (departamentos de Santa Cruz y de Tarija). La principal característica de la situación boliviana es que el proceso de búsqueda de protección es nuevo y que hasta 2005 no existía información relevante y centralizada en el país sobre estos grupos, ni políticas para ellos. Basándose en investigaciones en curso sobre el tema, es posible listar por lo menos cinco zonas con indicios de presencia de estos grupos.

  • Parque Nacional Kaa Iya del Gran Chaco, frontera con Paraguay, donde vive por lo menos un grupo de ayoreo todavía aislado y sin contacto.
  • Región de la TCO Yuqui-Río Chimoré (Santa Cruz), donde habría todavía unas familias bia o yuqui aisladas, recorriendo una zona donde ahora hay explotación forestal.
  • Región de la TCO Yurakaré por el río Chapare, donde existen rumores sobre la posible existencia de familias yurakaré aisladas en dos lugares distintos de la TCO, así como en el Parque Carrasco.
  • Norte de Pando: se habla de pacahuara no contactados que están en la frontera con Brasil.
  • Región de la TCO Araona, Norte de La Paz: existen familias sin contacto en la región.
  • Parque Nacional Madidi en el norte de La Paz, frontera Bolivia con Perú, donde viven posibles grupos toromona (posiblemente de la familia lingüística tacana) y nahua (pano).
  • Frontera Bolivia-Perú: también podría haber grupos ese eja (de la familia lingüística tacana).

En Colombia, la última experiencia de contacto de un grupo indígena aislado (los nukak maku en el departamento del Guaviare) fue desastrosa por la falta de preparación del país y del Estado ante esta situación, lo que provocó la desaparición de la mitad del grupo. Se piensa que existe hoy en Colombia un grupo indígena no contactado en un área comprendida entre el río Bernardo y las cabeceras del río Puré, en el departamento del Amazonas, entre los ríos Caquetá y Putumayo. El grupo sería de la etnia yurí (más conocido como caraballo o arojes y de familia lingüística no identificada) y para protegerlos se creó el Parque Nacional Natural Río Puré en la frontera con Brasil. Es posible también que otros grupos indígenas aislados provenientes de Brasil deambulen por la frontera y entren en territorio colombiano. También existen historias sobre otro pueblo aislado, los andaqui de la sierra de Churumbelos.

En Ecuador existen pruebas de dos grupos en aislamiento: tagaeri (probablemente con pocos sobrevivientes) y taromenani que pertenecerían o se parecerían al grupo étnico de los huaorani (de familia lingüística huaorani) dentro del Parque Nacional Yasuní, no lejos de la frontera con Perú, donde se estableció para su protección un área intangible. Por otra parte, se tienen datos sobre la existencia de al menos otro grupo fuera de los llamados taromenani, que podría ser huaorani, pero apenas sin contacto con los grupos conocidos. Su posición estaría a caballo en la frontera entre Ecuador y Perú, entre los ríos Nashiño y Cononaco. No se puede descartar la existencia de pequeños grupos de otra procedencia, transitando por ejemplo por la región de fronteras con el Perú, por la parte alta de los ríos Napo y Tigre.

En Paraguay, en el Norte del Chaco paraguayo, región fronteriza con Bolivia, viven algunos grupos indígenas aislados. Son probablemente varios grupos pequeños o grupos familiares, separados y aparentemente sin comunicación entre sí. Uno de los grupos pertenece al grupo local ayoreo-totobiegosode, según la información de sus propios parientes que salieron del monte, y hoy viven en su territorio Patrimonio Natural y Cultural en el Alto Paraguay, otros pertenecen a grupos locales no identificados, pero todos pertenecen a la etnia ayoreo, de la familia lingüística zamuco. Estos grupos viven dentro del territorio tradicional de la etnia ayoreo con señales de presencia comprobados en diferentes lugares, y es probable que por lo menos uno de estos grupos cruce en sus migraciones la frontera con Bolivia.

Vincent Brackelaire

 
   

Publicado en la editorial LUNDWERG, S.L. De venta en grandes librerías (La Casa del Libro, El Corte Inglés, FNAC, Deviaje, etc.) y en internet

©  diegoazquetabernar.com. Todos los derechos reservados. Aviso Legal | Diseñado por Esperimente